El origen de la bodega se remonta al siglo XVIII. Aunque la tradición vitivinícola es anterior, es en 1760 cuando nuestros antecesores la conciben como negocio.

La gran riqueza de nuestra bodega es el legado de nuestros antepasados: la tierra y los clones más idóneos, cuya selección ellos realizaron con el paso del tiempo.
Los actuales responsables de la bodega, José Pablo Casao y sus hermanas, construyen la definitiva sobre otra de 1940 adquirida en 1995, a la que incorporan las últimas tecnologías. El objetivo es transmitir en sus vinos las particularidades de cada una de las variedades, de cada uno de los diversos terrenos y del particular microclima.